Consecuencias de la falta de espacio en las grandes urbes

En estos años de enorme riesgo económico y altos indicativos de desempleo, el modelo de franquicia ha sido una solución de cara a muchas familias, ya que dentro de el régimen de franquicias nacional aquellas que necesitan una reducida financiación  han conseguido hacerse con una parte del mercado y todo indica que han venido a quedarse en el mercado. La causa de este éxito radica en que los pilares que se sostienen con esa adquisición van en la línea de losque buscan los emprendedores. Los criterios sobre los que se asientan estas franquicias se relacionan consector servicios asi como inmobiliarias, consultoras o gestorias que en la mayoría de las ocasiones no necesitan un lugar de cara a desarrollar esta tarea. También nos encontramos en esta lista negocios como serían peluquerías o fruterías que precisan un sitio a la hora de ponerse en marcha.

Además se considera bastante necesario que una franquicia de alquiler de almacenes tenga un lugar que le sirva de escaparate para darse a conocer y ganar notoriedad entre los potenciales clientes. No obstante, en España un gran número de franquiciados solo necesitan un portátil, un movil y su domicilio particular. En estos casos nos referimos a las franquicias de bajo coste que no serán  las mismas que las de baja financiación.

En dichas franquicias al igual que pasa con las de una inversión más elevada, el emprendedor ha de tener en cuenta que cualquier empresa requiere un tiempo de asentamiento de modo que el autónomo necesita tener medios por si mismo a la hora de conservar la compañía, pagar a los empleados si los hubiera y poder abordar las cuotas de arrendamiento del local en el que realiza el trabajo.

Dejando a un lado la contraprestación que se necesita para unirse a una red de compañías, no existen expertos de este sector que sostengan lo opuesto a esta afirmación: Las franquicias de poca adquisición no serían lo mismo que las de bajo coste. Será muy importante hacer esta distinción y de este modo no confundir a los empresarios.

Los cuatro puntos esenciales de un acuerdo de franquicias serán:

El franquiciador.- Será una persona física ó jurídica propietaria de una firma que, tras verificar las capacidades de su negocio con uno ó más centros de su propiedad en un tiempo no menor de 12 meses, se propone traspasarlo a otras personas que se llaman franquiciados por cantidades monetarias que se determinan en un acuerdo firmado entre los representantes.

Know how.- Diremos que son los conocimientos que el poseedor de una marca ha acumulado alponer en marcha su sociedad. Know how se transmite al franquiciado con manuales operativos que han de ser únicos y deben de aportar un plus, esas instrucciones de ninguna manera debe ser revelados a individuos que no pertenecen a la sociedad.

La posibilidad de formar parte.- Diremos que es la cantidad económica que el franquiciado ofrece al franquiciador al comenzar con su negocio con el distintivo y que le otorga el derecho de su uso, y también una concesión para ejercer el trabajo en un territorio determinado, asimismo con esa contraprestación se le concede un periodo de formación y además un asesor que le ayude a resolver cada uno de los problemas que aparezcan en el inicio.

El franquiciado.- Será el inversor que puede ser una persona o incluso una sociedad que obtiene los derechos para la utilización de una determinada marca. La cesión de ese distintivo se realiza con dinero que entrega el franquiciado e incluso se le prestará ayuda al principio y además  mientras el contrato esté en vigor.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comments are closed.