Para comprobar si un vino es de calidad deberíamos esconder la etiqueta

A veces asistimos a comidas con conocidos y familiares. Estas cenas generalmente se suelen hacer en restaurantes, peroen ocasiones elegimos hacerlas en las casas. Habitualmente los asistentes suelen llevar alguna cosa para comer o beber.

Hay personas que se encargan de llevar caldo, y anteriormente piden consejo con el objetivo de no equivocarse y de este modo satisfacer a las personas que asisten.

Adquirir un caldo en condiciones es complicado si no sabemos del tema, por este motivo les vamos a dar unas recomendaciones que le van a venir muy bien.

En las tiendas normalmente desconocemos por que vino decantarnos y nos guiamos por el precio, este error es bastante corriente, y también lo compramos sin ver la marca e incluso no consideramos 3 normas elementales que dicen los especialistas que van a ser imprescindibles de cara a elegir un buen vino. La gran mayoria de los vinos no van a ser absolutamente puros, muchos llevan sulfitos, y esto debería mencionarse en la etiqueta.

Deben de tener en cuenta que gran número de de los caldos de gourmetsani que proponen en los diarios o revistas especializadas son de poca calidad, esto pasa porque algunos negociantes les pagan bastante dinero con el fin de que hagan esas valoraciones. Además tienen que valorar que los vinos blancos envejecen mejor que los tintos.

Para comprobar si un caldo es de calidad deberíamos esconder la etiqueta y vaciarlo dentro de una jarra con el fin de no dejarnos influir por la forma de la botella.

Las tres reglas básicas que hay que seguir van a ser: primero contemplar el vino, después oler el caldo que hemos vertido en la vasija y en tercer lugar saborearlo. En este proceso empleamos el sentido del gusto, de la vista y del olfato.

La variedad de la uva, los años que tiene y el rendimiento en realidad son cuestiones que definen el color del líquido.

Los diferentes tonalidades del caldo se determinan por el area en la cual se ha obtenido la uva. El vino de las poblaciones sureñas, que tienen temperaturas bastante altas, presenta un tono bastante más uniforme que el caldo que procede del norte cuyas parras están en zonas más frias y con menos luz. Se considera primordial fijarse en las gotas que se dispersan en las paredes del cristal, puesto que cuanto más numerosas sean mayor va a ser el grado de alcohol.

Percibir el olor de el vino para concretar su aroma casi siempre es la acción más difícil, porque para nada tenemos todos el olfato igual de fomentado, tendrá que oler a flores, maderas y frutas, si le huele distinto descarte ese caldo pues su sabor puede ser desagradable.

Probar el caldo sería lo que hagamos para finalizar y sin duda lo principal. Tengamos en cuenta que sea cual sea su color buscamos su grado de acidez.

Para concluir, en ningún caso vaya a comprar vino sin el consejo de entendidos y aficionados y evite conducir si ha bebido.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comments are closed.